Inicio Gas Arranca la obra del gasoducto Mercedes-Cardales, un paso clave para el anillo...

Arranca la obra del gasoducto Mercedes-Cardales, un paso clave para el anillo del AMBA

El nuevo caño refuerza la seguridad en el abastecimiento del Gran Buenos Aires y otorga mayor flexibilidad para llevar el gas de Vaca Muerta al sistema de TGN.

El titular del Enargas, Federico Bernal, autorizó la ejecución de la obra del gasoducto Mercedes-Cardales, la primera de las nueve que formarán parte de la reforma de todo el sistema de transporte de gas argentino.

Se trata de un paso clave para consolidar la interconexión de los sistemas de transporte existentes, dotando de mayor confiabilidad y seguridad al suministro de las demandas actuales y permitiendo la llegada del gas de Vaca Muerta al sistema TGN (Transportadora de Gas del Norte).

“El Gasoducto Mercedes – Cardales configura un gasoducto de Interconexión que permite disponer la transferencia de gas desde un Sistema de Transporte a otro de forma bidireccional y, en consecuencia, permitiendo la entrega en el Sistema Norte de volúmenes inyectados en la cuenca Austral o Neuquina y viceversa, dotando al Sistema de Transporte en su conjunto de una mayor confiabilidad de abastecimiento en la Zona de Entrega de mayor consumo de nuestro país”, destacó Bernal.

Al mismo tiempo, resulta vital para reforzar la seguridad en el abastecimiento del AMBA al representar un canal adicional de alimentación de gas natural, que formaría parte del Anillo Gran Buenos Aires (GBA), que reforzaría el abastecimiento del gran consumo residencial y de generación eléctrica que se registra en dicha zona de entrega.

[Las otras ocho obras que se harán en el sistema de gasoductos]

Esto mejorará las condiciones operativas de presión, seguridad y calidad de suministro, otorgará flexibilidad para derivar flujos de gas natural según las condiciones de demanda y, con el mayor margen de gas natural almacenado en el gasoducto (line-pack), dispondrá de un mayor “pulmón” para dar respuesta a las variaciones dinámicas que se producen en los picos de consumo en épocas invernales.

Por su parte, la obra también atiende las necesidades de la enorme cantidad de centrales de Ciclo Combinado localizadas en las afueras del AMBA y el Litoral, dando mayor seguridad de abastecimiento y evitando importaciones de combustibles líquidos más costosos y GNL de la terminal de Escobar.

“Se trata de una obra de confiabilidad que traerá grandes beneficios a los usuarios y las usuarias de todo el sistema, desde distintas ópticas técnicas como la mejora de confiabilidad, reemplazo de combustibles más caros e importaciones, ampliaciones para exportación, generación eléctrica, desarrollo industrial y petroquímico y regalías provinciales”, subrayaron desde el ente regulador.

Al igual que el resto de los proyectos, será ejecutado por la empresa estatal IEASA y se espera que sus 73 kilómetros de extensión estén completados dentro de 10 meses, un plazo sustantivamente menor al del gasoducto Vaca Muerta.