Inicio Actualidad La segunda ola de contagios en Europa lleva al petróleo al borde...

La segunda ola de contagios en Europa lleva al petróleo al borde de perforar los 40 dólares

El desplome de los mercados se hacía presente en el Brent con una baja mayor al 3%. Las diferencias con el gas natural que llegó al valor más alto en dos años.
Telam.

La pandemia del coronavirus vuelve a azotar con dureza al mercado petrolero. El retraso de la vacuna y el crecimiento de esta segunda ola de contagios alrededor de Europa y gran parte del Hemisferio Norte llevan al precio del crudo al borde de cruzar los 40 dólares.

Este lunes, el barril del Brent retrocedía un 3,18% para cotizar a 40,44, mientras que el WTI estadounidense caía en la misma proporción para operar a 38,60, el segundo valor más bajo desde la fatídica jornada de precios negativos a fines de abril.

El principal problema pasa por las dudas respecto a la recuperación económica frente a este nuevo escenario, que lógicamente, obliga a recalcular las estimaciones en relación a la demanda de crudo.

“Tenes aumento de la oferta y expectativa de caída de la demanda. Estados Unidos está con un stock muy alto y están todos produciendo más de lo que dicen. Nadie respeta la cuota de la OPEP”, explicó a EOL el analista de mercados, Francisco Uriburu.

En ese sentido, el nuevo lockdown europeo no solo afecta a la economía en su conjunto sino en particular a la industria aeronáutica, cuyo consumo de jet fuel representa un alto porcentaje de la demanda de derivados de petróleo.

Otro de los factores que influyó a la caída de los precios fue la fuerte corrección que se registró en Wall Street, donde el Dow Jones bajó un 2,29%. “Llega fin de mes y vemos un cierre de posiciones de los fondos. Están vendiendo acciones y comprando bonos del Tesoro porque estaban vendidos en descubierto”, agrega Uriburu.

La fortaleza del gas

Como si no formara parte de este mundo pandémico, el mercado del gas natural no solamente logra evitar el derrumbe de precios de su primo hermano, sino que alcanza el mayor valor en casi dos años.

Con una suba del 1,78%, supera los 3 dólares, una cifra que también se observó en ruedas de la semana pasada, pero que no se había visto ni siquiera en los meses de la pre pandemia, cuando en noviembre del 2019 operaba en 2,8 dólares.

Lo sorprendente es que estos dos mercados históricamente operaron en sintonía y el Henry Hub siempre siguió los pasos del Brent. Según los expertos, la ruptura se relaciona estrechamente a las estimaciones de aceleración de la transición energética.

Con el surgimiento del coronavirus, quedó de manifiesto el excedente de petróleo, lo que redujo su potencial inversor y aumentó el de las energías renovables. Ambos fenómenos reflejados en la cotización bursátil de las principales empresas de estos sectores.

En el caso del gas, si bien es un hidrocarburo cuya combustión genera gases de efecto invernadero, es mucho menos contaminante que el petróleo y por eso se lo considera un combustible con mucho potencial a mediano plazo que jugará un papel clave en esta transición hacia un mundo con cero emisiones energéticas.