Inicio Actualidad El Gobierno vuelve a subir las tarifas eléctricas industriales para contener el...

El Gobierno vuelve a subir las tarifas eléctricas industriales para contener el salto en los subsidios

El incremento de la luz promediará entre el 16% y el 20% y se da únicamente para los Grandes Usuarios del Distribuidor (GUDI) con demandas que superan los 300 KW.
Fuente: Télam

El ENRE autorizó un nuevo aumento en las tarifas del servicio de luz, de entre el 16 y 20%, que afecta a más de 6000 industrias y comercios que cuentan con el suministro de Edenor y Edesur.  

Según las Resoluciones 262/2021 y 263/2021 publicadas en el Boletín Oficial, la actualización se dará para Grandes Usuarios de Distribuidor (consumo mayor a 300 KW). Mismos usuarios que, meses atrás, ya tuvieron que afrontar un incremento promedio por encima del 50% en sus facturas.

Para el caso de los usuarios de Edesur, las subas en el nuevo cuadro tarifario serán “del 16% para usuarios de baja tensión, del 19 % para los de media tensión y del 20 % para los de alta tensión”. Mientras que aquellos grandes usuarios de energía abastecidos por Edenor “registra un aumento del 16% en los usuarios de baja tensión y del 19 % para los de media tensión”.

La facturación de las nuevas tarifas regirá sobre la lectura de medidores posterior a las 00:00 hs del 1 de agosto de 2021”. Las resoluciones indican que, dentro del término de cinco días corridos, ambas distribuidoras “deberán publicar los cuadros tarifarios vigentes a partir del día 1 de agosto de 2021 en por lo menos dos diarios de mayor circulación de su área de concesión”.

[ Los subsidios energéticos acumulan USD 4.600 millones y todavía falta ejecutar casi la totalidad del presupuesto del Plan Gas ]

Al margen, el mantra del oficialismo de que las tarifas de los usuarios residenciales no aumentarán por encima del dígito en 2021 persiste y, hoy por hoy, parece que estos no tendrán que lidiar con un nuevo incremento. La lógica indica que, en la recta final de un año electoral, no debería haber un nuevo incremento para esos usuarios.

A su vez, si bien existía un consenso entre el Gobierno y las distribuidoras de que comercios e industrias serían los que absorberían un mayor golpe al momento de la actualización tarifaria, no dejan de llamar la atención los tiempos elegidos por el Gobierno.    

Desde inicios de año, Martín Guzmán se expresó repetidamente sobre la necesidad de mantener una mayor rigurosidad en lo fiscal, por lo que era partidario de que el descongelamiento de tarifas de residenciales se diera en dos partes y estuviera por encima del dígito así no terminase engrosando la cuenta de subsidios energéticos por encima de lo presupuestado.

Si bien no logró torcer el brazo kirchnerismo duro, este nuevo incremento a comercios e industrias se estima que significará un ahorro de por lo menos $ 3700 millones en subsidios para las cuentas del Estado, en un momento en que venían registrando un fuerte salto no sólo por el congelamiento de las tarifas residenciales, sino también por la sequía del Paraná que incrementó los costos de generación.